2017 Y NUEVOS PROPÓSITOS!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

El 2017 está aquí y con él los propósitos para empezar el nuevo año!

Uno de los objetivos suele ser empezar hacer deporte para perder esos “kilitos” de más. En la mayoría de los casos optamos por asistir a gimnasios, echarnos a correr, y en muchas ocasiones practicamos deportes antinaturales que nada tienen que ver con la fisiología del ser humano. Muchas veces nos iniciamos por nuestra propia cuenta sin tener asesoramiento de ningún profesional, en ocasiones poniendo incluso en riesgo nuestra salud cegados por la motivación y la obsesión de superarnos.

En la clínica Spacio Salud no concebimos la vida sin la práctica de actividad física, ya que el ser humano es un “animal” que por evolución necesita moverse porque está anclado en nuestros genes. Pero hemos de ser razonables con el tipo, frecuencia e intensidades de la actividad a practicar, y ésta debe tener coherencia con nuestra fisiología, con un acondicionamiento previo y adaptado a cada persona para así no quitarnos más salud de las que nos proporciona el ejercicio.

El sedentarismo cada vez está más presente en nuestra civilización, dado que los seres humanos hemos adoptado un tipo de vida en el que existe una enorme disponibilidad de energía (guardar la comida en la nevera, por ejemplo!) y en la que ya no es necesario el esfuerzo físico. La sociedad actual no favorece la actividad física y se ha reducido la necesidad de moverse, fomentando así el sedentarismo. Hace no muchos años, en los tiempos de nuestros abuelos sin irnos más lejos, era impensable el día a día sin realizar esfuerzo físico, pues las tareas para subsistir consistían en trabajos de recolección, ganadería, pesca, etc… sin disponer de las ventajas que la revolución industrial nos ha ido proporcionando y la era tecnológica ha aportado para facilitar dichas tareas, en muchas ocasiones favorablemente y en otras, no tanto.

Este estilo de vida hace que nuestro cuerpo pierda capacidad de movimiento, se atrofie y aparezcan limitaciones físicas de las que, en la mayoría de los casos, no somos conscientes de ellas hasta que solicitamos un movimiento y nos resulta dificultoso o imposible. Pero, ¿porque llegar hasta este extremo? Usemos la actividad física con coherencia para no caer en la enfermedad y obtengamos sus múltiples beneficios. Pero antes hagamos una distinción entre actividad física, ejercicio físico y deporte:

Actividad física: Desde el punto de vista fisiológico se refiere al movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos y que dan como resultado un gasto energético empleado en caminar, subir escaleras y cualquier actividad cotidiana que podamos desempeñar.

 Ejercicio físico: Es una actividad física planeada, estructurada, repetitiva y dirigida con el objetivo de mejorar o mantener uno o varios de los componentes de la aptitud física tales como resistencia, fuerza, velocidad, flexibilidad… El objetivo no es más que alcanzar unas metas realistas para conseguir un cuerpo sano y vida saludable.

– Deporte: Actividad física ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción  a unas normas para cada disciplina no siendo su objetivo la salud.

Algunos de los beneficios de la actividad física coherente…

  • Ayuda a controlar el peso corporal y mejorar la composición en % masa magra/masa grasa. La grasa es un órgano endocrino que libera hormonas inflamatorias. Cuanta más grasa tengamos, más inflamados estamos.
  • Aumenta la masa muscular, que nos servirá entre otras cosas para mejorar la actividad del sistema inmunológico.
  • Reduce los niveles de ansiedad, depresión y estrés gracias a su efecto en la regulación de los ejes hormonales. Esto se incrementa si practicamos ejercicio en contacto con la naturaleza, comemos alimentos adecuados (no productos) y nos movemos con la barriga vacía.
  • Mejora el perfil de lípidos en sangre, bajando los triglicéridos y colesterol total y aumentando el colesterol “bueno” (HDL).
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias y la mortalidad en pacientes con dicha enfermedad ya diagnosticada. Ejerce un efecto protector frente a la hipertensión.
  • Mejora la postura, patrones de movimiento y flexibilidad corporal utilizando ejercicios que tienen en cuenta un buen control motor.
  • En personas con diabetes tipo II ayuda a la entrada de la glucosa en la célula aumentando la sensibilidad de los receptores insulínicos.
  • Reduce el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer, como por ejemplo el de colon, asociado a que ayuda a acelerar el tránsito intestinal.
  • Actúa sobre el tejido óseo favoreciendo una correcta mineralización. Esto cobra más importancia en mujeres postmenopáusicas, dado que con la falta de estrógenos aumenta la desmineralización ósea. Es básica la actividad física en la niñez y la adolescencia para mantener una masa ósea adecuada en la madurez.
  • Favorece la nutrición del cartílago articular y los discos intervertebrales gracias a la compresión/descompresión que la a.f genera, retrasando su deterioro y/o su regeneración del tejido.

 

Es importante no volvernos “locos” con el deporte y no hacer cosas que carecen de fundamento y distan de lo que nuestro cuerpo espera recibir. Tener un buen rendimiento físico no significa que estemos saludables. No debemos de olvidar el descanso para tener salud, es durante el mismo cuando nuestro cuerpo regenera los tejidos, permitiendo asimilar las cargas a las que lo sometemos para que así se produzcan las mejoras en el rendimiento. Recuerda que más, no siempre es mejor!

Los principios que debemos tener en cuenta a la hora de realizar actividad física será centrarnos en movimientos naturales, funcionales y compuestos, que requieran la coordinación de diferentes grupos musculares. Es muy recomendable realizar trabajos a diferentes intensidades, haciendo así funcionar a nuestros diferentes sistemas energéticos (fosfágeno, glucolítico y oxidativo) e intentar no centrarse sólo en la media intensidad, más conocida como la zona del “entrenamiento basura” o “km basura”, porque no se producen mejoras tan efectivas e incluso se puede llegar al estancamiento o detrimento de la capacidad física adquirida. Conviene tener en cuenta la respuesta hormonal que la a.f. generará en nuestro organismo y no centrarse sólo en quemar calorías realizando ejercicios de cardio prolongados, ya que estos ejercicios ayudarán a la degradación muscular y también del músculo liso (pared intestinal), deprimiendo así el sistema inmunológico, además de alterar ciertos ejes hormonales.

Resumiendo, podemos decir que la actividad física contribuye a la prolongación de la vida y a mejorar su calidad gracias a beneficios fisiológicos, psicológico y sociales. Las personas que mantienen unos niveles razonables de a.f, especialmente en edades adultas y vejez, tienen una menor probabilidad de padecer enfermedades crónicas o muertes prematuras.

Además de la actividad física para obtener salud hemos de tener en cuenta otros factores como por ejemplo nuestros hábitos, que harán que se expresen genes de enfermedad o de salud en función de nuestro estilo de vida. La genética predispone, pero son nuestros actos los que ayudan a que esa predisposición se “active” y enfermemos.

La única pertenencia real desde que nacemos hasta que morimos es nuestro cuerpo… Éste es el resultado de 3.500 millones de años de evolución! Nuestro cuerpo es nuestro verdadero hogar estemos donde estemos. NO LO DESCUIDES, MUÉVETE!

En la clínica Spacio Salud estamos cualificados para dirigir y pautar como es debido a aquellas personas que quieren ejercitarse y beneficiarse de la actividad física. Disponemos de una amplia sala polivalente donde se imparten clases monitorizadas de pilates y actividad física con fines terapéuticos en general. Consulta nuestros horarios, tarifas y lo que necesites saber en el número de tlf: 722 56 08 15 o enviando un correo electrónico a : info@spaciosalud.com . También puedes visitar nuestras instalaciones en C/Circunvalación Don Aurelio 90,bajo en Cuntis (Pontevedra).

Dado al gran vínculo que nuestro equipo siempre ha tenido tanto con el ejercicio físico como con el deporte, ofrecemos un convenio de colaboración con los clubes y asociaciones deportivas, que consiste en un descuento del 15% en nuestros servicios de fisioterapia y osteopatía sobre la tarifa oficial. Si eres una de esas instituciones, no dudes en ponerte en contacto con nosotros!

Sin más, nos despedimos, esperando que esta publicación te haya resultado interesante y que agradecemos la compartas con aquellas personas a las que creas que le pueda interesar.

Deseamos que tengas una buena entrada en el año 2017, y ya sabes… A MOVERSE!!! PERO CON COHERENCIA.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn